Taller de escritura

La mañana del tres de junio fue en aquellas montañas; demasiado parecida a todas las mañanas que habían armado la historia de ése lugar.
Los bichos escucharon las bocinas de los autos. El sol encendió los ojos de los pocos sobrevivientes.
Sin embargo, una botella de vidrio llegó hasta el hormiguero.
El bicho que hacía guardia se preguntó:
– ¿Cómo llegó hasta las profundidades un «coso» con semejante diámetro?

El hormiguero, seguía intacto en la superficie pero en sus entrañas había irrumpido una botella de vidrio tapada con un corcho.
El bicho de la sala de auxilios propuso romper el vidrio.
El bicho de las herramientas, al contrario, sugirió romper el hormiguero.
Todos escucharon las diferentes soluciones, hasta que nos chocó la pala.