Palabras sencillas

 

Cuando el brillo atropella el filo de la navaja

Y pienso que sólo servimos para morir,

Me reparo con palabras sencillas,

Cuando siento que todo está arruinado;

Entre los agasajos del rocío en una flor

destapo uno de los aspectos de la muerte,

y junto a la sal del llanto cicatrizo con el océano

que abrió sus aguas para sepultar la pena,

y marchan los arroyos durante el vuelo de los peces

y me abrigo en los regresos de cada primavera,

y aunque algunos milagros germinen en los cementerios,

me alegran los amigos que no venden su tiempo,

el ayer no es lo que extraviamos hoy,

y aunque las pesadillas de una viuda

no sacudan la serenidad del firmamento,

y los bichos de luz no disfruten las bengalas

ambos saben como arden los diluvios de la sed,

las cenizas nos acechan pero aún quedan

hembras desvestidas sobre el huerto,

aún quedan derrotas por derrotar,

aún podemos demostrar que vencer

es simplemente no renunciar a la lucha.