Auto Rural Compartido y unos precios de transporte casi diría regalados. Germán Salinas, lo que se conoce como un pibe de barrio muy estimado en todos lados, se está convirtiendo en la caja de resonancia espacial que relaja a las bestias.

Con su parecido casi analógico con Elvis Presley, Germán no para de tocar en todos lados desde que sacaron sus primeros temas. Su voz, su herramienta de trabajo. Una voz particular, intensa, una voz que cada vez que se activa resuena por donde casi ya nadie oye.

Dejamos de hacer hincapié en el para focalizarnos un segundo en el bajista. Cuyo nombre es aún desconocido, se rumorea que es la magia que da homogeneidad a todo acorde que quiera interrumpir el objetivo de la banda, la canción. Su foco está en dar respeto a cada melodía, a cada groove, es un artesano que pule con paciencia el sonido logrando liberar ese diamante que esconde la conjunción de varios instrumentos.

Auto Rural Compartido, no es sólo dos integrantes. Es un grupo de amigos que canta sus propias canciones, son fanáticos de su sonido. Bailan y se entretienen cuando tocan. Lo hacen desde el corazón, la sabiduría.

¿Proximas fechas? Te vas a enterar en: http://www.cubilonline.com.ar/eventos

¿Dónde escucharlos? Tarea para la casa. Buscá.