Por Claudio Fernández

Se podría decir que el viernes 30 de marzo de 2012 en el Auditorio de Radio Nacional quedó el solo plumerío…

Desvío Cósmico Ediciones debutó como editorial presentando «Cinco Plumas Silbando Bajito»: una composición cósmica que reúne relatos breves de cinco autores mendocinos: Fernando Timoner, Javier Piccolo, José Luis Pachmann, Marcos Perez Lineres y un servidor.

La noche se fue caldeando de a poquito, a las 21:15 nos dieron aire y luego de los anuncios pertinentes a cargo de la locutora de Radio Nacional, se dio paso al desfile de muñecos. El primer invitado especial fue Tomás Fadel, joven y reconocido emprendedor de producciones relacionadas con la literatura,  y ahí no más, antes que se arrepienta o algo peor, lo empujamos al escenario a nuestro querido amigo Dani Poxner, que se despachó con sobradas y elegantes alegorías sobre el mal estado de conservación de los hacedores de desvío cósmico,  y además se dio el lujo de presentarse como el autor del prólogo y el maestro de ceremonias (Facundo Mercadante dixit).

Una vez hechas las presentaciones de rigor comenzaron a poblar el escenario los propios autores. Marcos Perez Linares cruzó varias veces los cuatro puentes del tiempo y nos dejó helados con sus cambios de tonos y la efusividad de su voz. Luego Timoner nos contó en detalle la vida y obra de Cósimo Andrea Galiani y logró una vez más hacer sonrojar a las señoritas de la primera fila. Javier Piccolo demostró que es la aplanadora de la poesía y el propietario del más fino sentido del humor, un humor agridulce y medio picante.

José Luis Pachmman nos regaló una escena urbana en donde un viejo y rutinario jefe de oficina se deja acariciar su trompa de elefante por su delicada y estúpida secretaria rubia.


En el medio de todo ensayamos una pieza teatral con el grupo «La Gironda», cortando un poco el típico ambiente de los letrados y las letristas. La música estuvo a cardo del Negro Ariel, que sonó fabuloso y super generoso con los bises.

El cierre de lujo quedó a cargo de Vanina (la bailarina árabe) que nos deleitó con su sensuales movimientos y dejó patitieso a medio público…

Al final hubo empanadas y vino… se vendieron todos los libros que teníamos listos para ese momento… y good show!!!

Todo lo demás está por llegar…

Gracias a todos…

* Las fotos son gentileza de la Emperatriz Teodora